El Club Social Ecuestre Escuela Equitación Turismo Visitas Escolares Colaboradores y Patrocinadores Formación Venta Caballos y Accesorios Doma Clásica Eventos Novedades
El Club Social Ecuestre Escuela Equitación Rutas Ecuestres Visitas Escolares Colaboradores

Formación Online

Caballos y Accesorios Doma Eventos Novedades
   • La importancia del Paso

Adiestrar un caballo es ante todo buscar la pureza de los aires.

Solo el caballo que marcha, trota, galopa con armonía, relajado, cadencioso, con una buena actitud, con ligereza y vibración, podrá abordar dificultades superiores.

Con otros métodos quizás el jinete haga prueba de habilidad en cosas complicadas y espectaculares, pero no darán nunca la impresión de belleza y armonía, que son señal de buena equitación.

La verdadera Alta Escuela reside en la perfección de los aires, y comienza con el paso.

La lentitud y la dulzura en el aire favorecen la comunicación jinete/caballo.

Los problemas de posición, equilibrio, relajación muscular y de aprensión, serán más fáciles resolverlos, tanto para el caballo como para el jinete.

El paso es por excelencia, el aire del aprendizaje : el caballo acepta muchas cosas al paso, tanto en su cuerpo como en su mente, esto permite al jinete ser mas preciso y tener mas tiempo, al caballo comprender lo que le ordenan y analizar sus detalles, y puesto que las contracciones son menos frecuentes el ejercicio se vuelve más fácil.

 

UN BUEN PASO: "QUE HACE FALTA BUSCAR"

 

• Una gran relajación

• Una gran movilidad

• Una gran rectitud

• Una posición constante

• Un ritmo Y una cadencia

La célebre formula (calma, hacia adelante, dispuesto) resume lo esencial.

Esto se aplica en todos los aires.

Un buen paso se caracteriza por la regularidad en posar las extremidades: las batidas son iguales, de la misma amplitud y del mismo ritmo, el caballo está atento, su espalda funciona flexible, la base del cuello es fija, la punta delantera levanta sin excesos, la nuca doblada, el tercio posterior se muestra activo, cada posterior imprime un empuje igual, los hombros quedan libres, la acción de las extremidades son flexibles, carentes de rigidez.

El caballo está dispuesto:

• Atento en las extremidades y las caderas

• Tenso por la impulsión

• Disponible para todo cambio de dirección y de aires

Estar dispuesto es para el caballo una actitud psíquica y mental: es un estado del espíritu.

La regularidad, la vibración, la amplitud y la fluidez del paso son una preocupación constante del jinete, el paso concentra un objetivo y una etapa. El desarrollo de estas cualidades, amenizará día tras día al caballo joven hacia el paso reunido, objetivo principal del trabajo del paso.