El Club Social Ecuestre Escuela Equitación Turismo Visitas Escolares Colaboradores y Patrocinadores Formación Venta Caballos y Accesorios Doma Clásica Eventos Novedades
El Club Social Ecuestre Escuela Equitación Rutas Ecuestres Visitas Escolares Colaboradores

Formación Online

Caballos y Accesorios Doma Eventos Novedades
   • El Trote

El adiestramiento de un caballo es ante todo buscar la pureza de los aires. Solo un caballo que trota armoniosamente, relajado, redondo y cadencioso, con una buena actitud, con ligereza y vibración, podrá abordar dificultades superiores como resultado del trote, que son el piaffer y el passage.

El trote es un aire en dos tiempos, que va por bípedos diagonales. Si el paso es el aire del aprendizaje, el trote es por excelencia el aire que permite el desarrollo de la cadencia.

Aumentar la amplitud y la regularidad en la figura.

Muscular y reforzar al caballo.

Flexibilizar las articulaciones.

Desarrollar la comunicación jinete/caballo.

Equilibrar al caballo.

Aumentar la reunión.

Cadenciar el caballo.

El trabajo del trote es de una importancia capital para la doma del caballo. El jinete dedicará una gran atención y buscará sin cesar mejorar este aire.

 

UN BUEN TROTE: "QUE HACE FALTA BUSCAR"

 

Un empuje simétrico y de igual fuerza en cada posterior.

Una gran regularidad en la posada de los bípedos.

Una figura, una amplitud y una elevación igual de cada miembro.

El respeto a estos cuatro criterios permitirá obtener una cadencia y desarrollarla hasta su perfeccionamiento.

No se puede tener un buen trote sin una descontracción y una fluidez total del caballo, física y mental, sin ser constantes en la posición y el equilibrio. En el caballo colocado sin rigidez, los hombros están libres, el movimiento de las extremidades flexibles, la impulsión es regular. El caballo se mantiene el mismo, recto de hombros y caderas, sin torsión, estirado por la impulsión, disponible para cualquier cambio de aire y dirección.

La ligereza del caballo, la redondez en su figura, el compromiso de los posteriores, la elevación del tercio anterior y la precisión en la colocación, permitirán valorar el grado de reunión en el trote.

El desarrollo de estas cualidades mejorará sesión tras sesión al caballo joven, hacia el trote reunido, el trote de escuela y los aires superiores.

 

Una distancia rigurosamente igual entre cada batida.

 

El trabajo al trote tiene varios objetivos.